• Clúster Legal

La creatividad y el ingenio: El activo más importante de una empresa

No solamente las obras artísticas, literarias, musicales, las invenciones o el diseño, en cualquiera de sus modalidades, son el resultado de la habilidad de los seres humanos.

Desde la esfera corporativa, dependiendo del negocio, muchas de esas están presentes; sin embargo, la marca es otro resultado del proceso creativo de los humanos y que puede llegar a convertirse en el activo más valioso de una empresa.


Cuando los empresarios están conscientes de que la marca, además de ser una identidad, debe inspirar a los clientes, ya habrán resuelto una parte de su estrategia de marketing.


Apuntar desde el inicio de un negocio a que la marca traduzca los valores y el elemento diferenciador de lo que se ofrecerá en el mercado, es un aspecto clave, entre otros, para ser un buen competidor. Este es un reto creativo importante, pero no imposible; y no es para empresas medianas o grandes: es para todo tipo de empresarios, aún microempresas y emprendedores.

Un punto clave dentro de ese proceso creativo es el acompañamiento legal

Suele suceder en algunos casos que algunos empresarios hacen el trámite de creación de empresa ante una cámara de comercio y tienen la falsa creencia que allí, además de haber formalizado su empresa, han hecho el registro de su marca y que a partir de la misma fecha estará protegida.

Otra situación común es cuando los empresarios conocen que el registro de marca deben hacerlo ante la Superintendencia de Industria y Comercio -o deciden primero registrar la marca antes de crear la empresa-, pero no revisan los antecedentes marcarios que puedan darles luces sobre la viabilidad de registro de la marca.

A pesar de que…


Algunos otros sí lo hacen, la única variable de análisis que tienen en cuenta es que existan marcas idénticas. Pero eso no es lo único que puede poner en riesgo la concesión de una marca. Lo más importante en este caso es construir un mapa de riesgos que incluya todas las posibles alternativas de tropiezo y la forma de mitigarlas.

Por otro lado, si es que una empresa está muy relacionada con la explotación y producción de obras artísticas o de diseño, es innegable que debe considerar la protección de sus productos creativos permanentemente, así como una buena gestión y administración comercial de ellos (contratos de cesión, licencias, franquicias, registros, etc).

La mejor asesoría jurídica, en la mayoría de casos, es la preventiva y no la curativa.


Es clave vincular abogados en todos los niveles de los procesos creativos de los negocios, cualquiera que sea la etapa en que ellos estén, con el fin de que se prevean a tiempo potenciales consecuencias negativas. Esto, además, será la mejor ayuda que pueda un abogado darle a un empresario: darle herramientas para que haga un uso eficiente de sus recursos.


¿Qué tal tener que cambiar la publicidad y el etiquetado de productos porque la marca ya le pertenecía a otro? ¿Qué tal ser sujeto de demandas o denuncias por usurpación de marca? ¿Qué tal tener que renunciar a varios años de explotación de una marca por no prever anticipadamente los riesgos?

Sin duda una situación tan difícil como una pandemia exige de nosotros que apliquemos el verbo de moda: reinventarse. Que esa reinvención sea inteligente. En Clúster Legal algo que no tenemos contemplado es abandonar a nuestros clientes durante un proceso de creación de marca o en la gestión de sus productos creativos ¡Suscríbete a nuestro blog para explorar en nuestro contenido y elegir una asesoría idónea!


160 vistas